jueves, 20 de octubre de 2011

Poesía, memoria y café

Daniella Wagner


El poeta granadino Luis García Montero y la novelista madrileña Almudena Grandes inauguraron el ciclo de conferencias A Espanha na literatura brasileira, promovido por el Instituto Cervantes de Río de Janeiro.

Durante el Café Literario, los escritores hablaron de sus obras, sus procesos de creación, y de la relación autor/lector.

Según García Montero, los libros son un espacio público donde se establece una relación entre dos conciencias orgullosas de sí mismas: la conciencia del lector y la conciencia del autor.

Luis García Montero
Foto: Cíntia Paiva
“Yo decía que nos dedicamos a la literatura porque somos lectores. Yo cuando soy lector me apropio con mi conciencia de lo que ha escrito el autor y la historia acaba siendo mía, el argumento es compartido y aprendo muchas cosas cuando me pongo en lugar del otro. Yo aprendí mucho sobre la rebeldía, la vida, la muerte, el amor, leyendo a poetas, leyendo a novelistas y ensayistas.”

El poeta habló sobre el pacto autor/lector: “Ese pacto de aprender mucho de tí mismo cuando eres capaz de ponerte en el lugar del otro, del autor, es muy parecido al pacto del autor también porque el autor, cuando escribe, de alguna manera se pone en lugar de un lector ideal, que es un poco su propia conciencia… te inventas un lector… entonces el libro es un espacio público donde dos conciencias firman un contrato muy especial porque uno aprende mucho de sí mismo, a ser dueño de sus propias opiniones cuando se pone en lugar del otro…”

Almudena Grandes
Foto: Cíntia Paiva
Almudena Grandes destacó la importancia de la memoria histórica, siempre presente en sus libros, y habló sobre el proyecto de escribir hasta 2018 seis novelas en las que pretende contar historias de ficción pasadas de 1939 a 1964, o sea, 25 años después de la Guerra Civil: “La memoria no es un tema literario, es un tema que abarca toda la sociedad”.

Añadió que todos los países que han vivido una dictadura se parecen, pasaron por experiencias parecidas: “España es un país difícil que ha  tenido una historia muy difícil aunque solo sea porque durante la mitad del siglo XX hemos ido en la dirección contraria a la del resto de Europa y nunca en la misma velocidad hasta que se murió Franco y se ha establecido la democracia…”

Luis García Montero, a su vez, además de hablar sobre su placer por la lectura (“Los escritores primero somos lectores apasionados”), reflexionó sobre poesía y su función social: “Los sentimientos son también históricos. El trabajo de los poetas no es juntar palabras bonitas sino preguntar lo que es ser mujer o ser hombre en determinado momento histórico”.

El poeta agregó: “El que soy y dónde estamos tiene mucho que ver con la experiencia concreta de lo que vas viendo, de lo que vas mirando. Por eso yo no creo en las identidades cerradas. Una de las cosas que me han enseñado la poesía y la literatura es descreer en la identidad de yo soy y despertar cada vez más la identidad de yo hago. Creo que la identidad del ciudadano es la identidad de yo hago, no la identidad de yo soy.”

Según Montero, el género tiene un público ejemplar en su país porque la poesía ha formado parte de la construcción sentimental de la gente.

“Creo que los poetas españoles no podemos quejarnos. A diferencia de lo que ocurre en otros países europeos (Italia, Alemania y Francia), la poesía española tiene un público notable. En ese sentido me parece que podemos estar contentos. Creo que eso se debe a que en España la poesía ha formado parte de la educación sentimental de los españoles. Durante la dictadura, los cantautores hicieron una labor fundamental en la divulgación de la poesía”, dijo.

El poeta mencionó a Manuel Bandeira, Carlos Drummond de Andrade, Mario Quintana y Nélida Piñon como escritores brasileños conocidos entre los lectores españoles.
                                            
Poesía de la experiencia: un origen muy peyorativo

Se dice que la poesía de Luis García Montero muestra una de las tendencias más valiosas de la lírica española contemporánea, lo que llaman “poesía de la experiencia”.  El poeta explicó que al principio no le gustaba el término puesto que tenía una intención muy despectiva.

“En los años 70 en España estaba muy de moda una poesía culturalista. Que un poema contase una historia que sucediese en un barrio de Madrid era feísimo, mejor que sucediese en una ciudad como Venecia o en los jardines del Palacio de Versalles aunque su autor nunca hubiera estado allí. Cuando se empezó a escribir una poesía que ocurría en las calles, entre taxis, con gente que iba a los bares, los poetas más culturalistas empezaron a decir ‘esta poesía no tiene interés ninguno, es una poesía de la experiencia de lo que ocurre en la calle’.”

Aunque al principio era una poesía que se criticaba mucho, - considerada como de poco valor literario, poco formalista, que intentaba utilizar el lenguaje de la comunidad, de manera que la experiencia poética no fuera una experiencia de un ser raro, de un héroe, sino de un ciudadano también normal -, Montero confesó que al final ha acabado tomando cariño al término.

“Yo creo que buena parte del diálogo que la poesía española actual establece con los lectores ha tenido que ver con que se ha hecho una poesía capaz de llegar a los lectores. Desde luego yo no creo que sea mala la literatura la que intenta llegar al corazón de la gente... Yo como autor he intentado dedicarme a eso.”

5 comentarios:

  1. Yo estaba en los brindis(con café) por la poesía de Luis García Montero y por la literatura de Almudena Grandes.
    Muchas gracías Daniella por el nuevo homenaje que se rinde a estes intelectuales comprometidos con nuestro tiempo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Daniella, por tu artículo. Has sabido plasmar a la perfección lo que dijeron Luis y Almudena y lo cuentas de una forma clara y amena. Enhorabuena, periodista.

    ResponderEliminar
  3. Sin duda, Laura y Belén, son dos escritores interesantísimos. ¡Me encantó conocerlos personalmente! Muchas gracias por vuestros comentarios...

    ResponderEliminar
  4. Cuando llegué al Instituto para participar del café literário ofrecido al poeta Luiz Garcia Montero y su mujer la escritora Almudena y ví al poeta, una figura sencilla y simpática, contestando con tanta tranqüilidad sobre su obra y cómo la prozuce y además leyendo poesias, viajé a sitios distantes. No creía que iba a gustar tanto conocer a aquella pareja. Almudena tiene una presencia fuerte y agradable. Felicito al equipo de los Insistentes por este trabajo, pues es una fuente rica de conocimiento y aprendizaje. Gracias,también, por invitarnos a participar de la revista con nuestros comentarios y publicaciones.

    ResponderEliminar
  5. Saionara, la revista "Los Insistentes" es de todos los alumnos del Instituto Cervantes de Río de Janeiro. Nosotros es que agradecemos por tu participación y de tus compañeros de clase. ¡Enviad textos siempre que queráis! Y que otros se animen también...

    ResponderEliminar