jueves, 28 de enero de 2016

Mi abuela se llamaba MAGDALENA.

 Claudia Pinto


La abuela Magdalena con Claudia





Mi abuela se llamaba MAGDALENA. Su nombre procede del derivado hebreo y como María Magdalena, que asistió a Jesucristo, mi abuela siempre estaba dispuesta a ayudar a sus familiares, amigos y al prójimo. 
  



 





Leopoldina, hoy
Mi abuelita nació en 1918 y vivió toda su vida en una localidad rural que quedaba no muy lejos de una pequeña ciudad del interior del Brasil llamada Leopoldina,  en el estado de Minas Gerais.

Magdalena fue una mujer muy amable, pura y angelical. Su voz era dulce. Hablaba poco y escuchaba más. Nunca la he visto decir una palabrota. Una mujer paciente con la gente.
Creo que ella era así porque trabajaba en el campo, plantando y cogiendo…
Había que esperar…
No había que tener prisa…
Claudia con su bisabuelo, abuela y madre
Trabajaba mucho en  casa cuidando de sus nueve hijos y de mi abuelo. 
Cocinaba muy bien… Sus dulces eran maravillosos y para ella ver a sus nietos comiendo su comida era motivo de alegría. 


Magdalena aprendió a cocinar con los italianos que vivían cerca de su casa. 
A partir de 1909, muchos italianos llegaron al lugar donde ella vivía. 

La inmigración italiana se produjo porque la esclavitud en Brasil había terminado y los campos necesitaban de muchas personas para trabajar en las plantaciones del café. Como la situación económica en Italia no era buena, -había mucha pobreza y miseria-, los colonos italianos vinieron a Brasil para trabajar en el campo. Plantaron café, maíz, arroz y habas. 

Emigrantes italianos en Leopoldina
Estas personas contribuirían mucho para el desarrollo  y progreso de la ciudad. 




Mi abuela me contaba las cosas que hacía de niña. Por ejemplo, que jugaba con los chicos italianos en el campo. A ellos les gustaba hacer que eran fantasmas y  asustar a la gente del lugar.  Los italianos creían  que  las personas ya muertas volvían para aterrorizar a los vivos.   
Cuando oía estas historias, yo me reía mucho.

La vida muy pobre y sencilla hizo de mi abuela una mujer muy interesada por las causas humanitarias.  
Inundación de 1948 en Leopoldina
 En 1948 una terrible lluvia mató a ciento treinta personas  y destruyó  muchas casas que estaban cerca de suya.  
En aquella ocasión ella acogió a varias personas. 
No había dinero pero había mucho amor. 
Ella cuidó de todos. 
A nadie le faltó.








Nuestra Señoradel Rosario, Leopoldina
Creo que mi abuelita consiguió vencer tantos momentos difíciles porque ella tenía mucha FE. Ella oraba mucho, era devota de la Virgen María. 
Todos los días, a las seis, rezaba el rosario y pedía a Dios para que protegiese a toda la familia. 
Solía bendecir a sus hijos y nietos.
Yo me sentía bendecida y feliz. 

Puedo afirmar que la FE INQUEBRANTABLE de mi abuela es la cosa más bonita e importante que ella me ha dejado. ¿Sabes cual es el significado del nombre MAGDALENA?
Este nombre significa TORRE de DIOS.


Claudia, la autora de estas líneas, en Nueva York

Seguro que  te has quedado con ganas de saber muchas cosas después de leer el texto de Claudia, que nos traza, a través de la figura de su inolvidable abuela Magdalena, un bello y emocionante recorrido por el Brasil sufrido de las gentes sencillas que trabajaron duramente para proporcionar una vida mejor a sus descendientes.

A continuación te mostramos un vídeo que cuenta la historia de la emigración italiana en Leopoldina a través de fotografías. Seguro que te emocionarás al verlo.
 

                                       

11 comentarios:

  1. Querida Claudia:
    ¡Qué bondadosa sería tu abuela!
    Me encanta tu texto porque a través de Magdalena has hecho un homenaje a la gente humilde, a sus sacrificios y a su dignidad. ¡Gracias por enseñarnos un trocito de Historia de Brasil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi abuela fue una mujer muy amable. !Un dulce!
      Gracías!

      Eliminar
  2. ¡Enhorabuena, Claudia! Por un testimonio tan entrañable y por haber heredado la FE que, según tú, tu abuelita Magdalena te ha transmitido.
    Es una historia real, como las muchas que se han vivido a lo largo de los tiempos y por diferentes países.
    No sabía el significado del nombre de Magdalena, y mira por dónde, mi madre lo lleva en segundo lugar porque nació el día que se conmemora la onomástica, el 22 de julio. Y una gran Torre de Dios debió ser tu abuela para poder sacar adelante a nueve hijos y ayudar a todo el que la necesitó. ¡Qué generosidad la suya!
    Besos
    Merche Carles Candeira - Valencia. España.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Merche,
      La FE es un regalo de mi abuela en mi vida.
      !Gracías!
      Besos,

      Eliminar
  3. En tu texto no lo dices, pero nos has comentado alguna vez, Claudia, que tu abuela fomentaba en ti el deseo de aprender y de tener una profesión que te hiciera independiente. Nada de esperar que un príncipe azul te sacara las cáscaras del fuego, tú misma podías hacerlo construyendo tu destino. Una idea preciosa para transmitirla a a una nieta. Tu abuela era una mujer inteligente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Belén,
      Mi abuela me decía "Mi querida nieta, debes estudiar y tener una profesión." Yo he hecho lo que ella quería.
      Besos,

      Eliminar
  4. Nos envía su comentario Severiano Gil, amigo y colaborador de esta revista: "Todo un documental sobre la situación social y cultural del Brasil, de la mano de la abuela Magdalena y gracias al relato de Claudia. Las fotografías, además, son muy acertadas, y, después de leer el relato, dan ganas de profundizar más en ese ambiente y esas historias
    que nos revela la autora (incluidas las bromas sobre fantasmas).
    Felicidades, Claudia".

    ResponderEliminar
  5. Claudia, qué bonita historia de vida. Y qué bonita y sencilla forma de contarla. Me gusta mucho tu estilo de frase corta y precisa. Yo quiero tener nietas como tú. :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Victoria,

      !Gracias! Mi abuela es una persona muy importante para mi. Este texto es una pequeña homenaje.
      Un beso,

      Eliminar
  6. Hola Claudia!
    Me gustó mucho leer tu texto. Fue un buen homenaje a tu abuela.

    ResponderEliminar